Nosotros: misión y visión

Los Misioneros Redentoristas de la Provincia de San Juan, conscientes de su misión de llevar de una manera extraordinaria la Palabra de Dios, compraron el Hotel Jagueyes de Aguas Buenas.  El 4 de mayo de 1967, la nueva misión de los Padres Redentoristas abrió sus puertas como CASA CRISTO REDENTOR.  Durante estos 49 años, hemos ofrecido sin interrupción experiencias de crecimiento humano-espiritual y sanación para Puerto Rico y pueblos vecinos.   Las mismas han marcado la vida de nuestro pueblo.

Al igual que nuestro Padre fundador, Alfonso, Casa Cristo Redentor responde a las necesidades y urgencias personales de todos aquellos que vienen en búsqueda de superación y mayor sentido de su vida. En medio del silencio, la naturaleza, la confraternización y la fuerza liberadora de la Palabra de Dios, la vida de aquellos que comparten una experiencia entre nosotros se transforma.

El método que utilizamos es una combinación de espiritualidad y sicología. Trabajamos con grupos pequeños para facilitar un enfoque personalizado. Nuestro acompañamiento es a través de conferencias, dinámicas, diálogos, sacramentos de la reconciliación y de la eucaristía y celebraciones de sanación. Invitamos a todos a asumir su propio crecimiento humano espiritual y a dar a Jesús la oportunidad de tocar y transformar su vida.

Visión:
Proclamar la Abundante Redención de Cristo, de modo que podamos transformar, liberar y llenar de esperanza a todos los que hacen de Casa Cristo Redentor su Casa.

Misión:
Ayudar a las personas a identificar y clarificar su realidad, brindándoles herramientas y experiencias de índole sico-espirituales que fomenten su crecimiento humano desde la perspectiva cristiana.